Amnistía acusa a EE UU de colaborar en el sistema de torturas y malos tratos en los campos de detención de Siria

Más noticias – Noticias de última hora

Palizas, descargas eléctricas, violencia machista, desapariciones forzadas, encarcelamiento de menores, muertes en masa. La organización de derechos humanos Amnistía Internacional (AI), con sede en Londres, denuncia este miércoles los malos tratos y torturas que sufren miles de detenidos vinculados al Estado Islámico (ISIS, sus siglas en inglés) en campos y centros regentados por kurdos. autoridades en Siria. Registrar datos reconocidos para obtener información. Las consecuencias: injusticia, tortura y muerte bajo custodia en el norte de Siria. Más de 56.000 personas están encerradas en 27 centros de detención y dos campos al aire libre (Al Hol y Al Roj) bajo el control de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES, en sus siglas en inglés) y sus milicias asociadas. . La mayoría de los ocupantes de estas instalaciones proceden de lo que ISIS llamó el califato, instalado en zonas del territorio entre Siria e Irak en junio de 2014. Cinco años después de aquel proyecto fundamentalista y terrorista, el grupo cayó militarmente en la Batalla de Baguz, el la costa siria. -Frente Iraquí, enfrentamientos con una coalición de milicianos árabes y kurdos con ayuda de Estados Unidos.

De tres viajes realizados por los investigadores de la organización entre septiembre de 2022 y agosto de 2023, durante 314 entrevistas entre empleados, funcionarios y representantes de la ONU, la información concluyó que los detenidos “fueron objeto de violaciones sistemáticas de los derechos humanos””. El informe denuncia también la muerte de muchos de ellos «debido a las condiciones inhumanas» en los centros de detención. Amnistía también acusó a EE UU de representar una “carta fundamental” en la “creación y mantenimiento de este sistema representativo”.

Una semana después de la proclamación del Califato, en septiembre de 2014, Barack Obama dio luz verde a los primeros bombardeos contra posiciones del ISIS. Con la ayuda militar de Washington, las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), formadas por milicianos árabes y kurdos, lucharon contra el grupo yihadista, entonces líder iraquí Abubaker al Baghdadi, hasta la derrota en Baguz, en marzo de 2019. Durante la batalla, miles de personas sometidas a ISIS o que vivían en la región bajo su control fueron retenidas en campos y centros de detención. La AANES es la entidad política del gobierno y forma parte del norte de Siria, mientras que las FDS y otros grupos armados están muy involucrados en la seguridad. Sin embargo, EE UU continúa supervisando todos los juicios a prisioneros de ISIS, incluido el personal sobre el terreno que ha sido interrogado e identificado ante los reyes. Por eso Amnistía presentó un documento fundamental sobre violaciones de derechos humanos.

“El gobierno actual ha contribuido a establecer y ampliar un sistema de detención en gran medida ilegal”, afirma la secretaria general de AI, la francesa Agnès Callamard, “caracterizado por condiciones inhumanas y degradantes de carácter sistemático, asesinatos ilegítimos y un uso generalizado de la tortura. «. . La radiografía que lleva la información de Amnistía permite actualizar el estado de situación de estos kilómetros de prisioneros, un esplendor después de que el proyecto del Califato haya parado la rodilla —las células del ISIS siguen operando en la de Siria— . La mayoría de los reclusos, 46.000, están atrapados entre los campos de Al Hol y Al Roj, en el extremo norte que conduce a la frontera iraquí. En este caso, el 94% eran mujeres y niños con mayor o menor relación con combatientes yihadistas. Una mujer de 30 años identificada como Layla —mantiene su nombre real por razones de seguridad— dice: “La vida aquí es una muerte lenta y dolorosa”. La amnistía denuncia los «altos niveles» de violencia machista en los campos perpetrada por afiliados del ISIS que tienen acceso a ellos, así como la existencia de explotación sexual organizada por parte de fuerzas de seguridad y particulares.

“No hay un día, una hora concreta, una forma específica de tortura (…). Lo peor fue cuando entraron a la casa (…) con tubos de plástico, cables y tubos de arco y se quedaron esparcidos por el cuerpo”, dice el relato de Yusuf -nombre ficticio-, uno de los entrevistados de Amnistía en el centro de detención. de Sini, situada en la localidad de Al Shadadi, en la provincia oriental de Hasaka. La cámara de castigo Abbas dijo a uno de los investigadores: “Conocemos los estados, vienen con sus armas y sus hombres (…). Revisamos la legislación penal, registramos nuestros hogares y nuestras vidas (…). Pudieron ver la sangre en la pared. Pudieron ver a la gente con heridas de tortura”. Otros textos reconocen a Sini como la figura 17 de los delincuentes que morirán en su celda luego de que las autoridades pagaran el extractor de aire.

Entre el centro Sini y el centro Panorama, también ubicado en Hasaka, Amnistía involucró a 48 personas, entre hombres, mujeres, niños y niñas. A través de sus testimonios, la organización concluyó que los presos habían tenido que torturarse a sí mismos para obtener confesiones forzadas. En el caso de Panorama Jaws, que no tiene acceso a alimentos ni a atención médica, la organización puede documentar además la existencia de una epidemia de tuberculosis que se prolonga durante estos años: en agosto de 2023, el FDS admite que está seguro de que uno o dos hombres o niños morirán cada semana a causa de esta enfermedad.

Al igual que consultan a las familias de los niños detenidos en el país hasta el año que pasan en los campos de Al Roj, las autoridades kurdas separan la discreción de los niños de la de sus madres cuando pasan 13 años para criarlos en las instalaciones -los lama la AANES- “ centros de rehabilitación”, donde uno puede sufrir los mismos traumas graves que los adultos. Algunos de ellos fueron trasladados a estos centros por sus supuestos vínculos con ISIS, aunque la investigación de Amnistía confirmó que sólo uno de cada diez fue acusado de algún delito.

Repatriaciones

Entre todos los detenidos se encuentran sirios, iraquíes y ciudadanos de otros 74 países. El Gobierno español repatrió en 2023 a dos mujeres españolas y a 13 menores españoles del campo de Al Roj. Cinco años después de la derrota de ISIS, kilómetros de ciudadanos extracomunitarios todavía no han sido recuperados de sus países de origen. Amnistía compartió los hallazgos de su inteligencia con las autoridades kurdas y la administración de Joe Biden. Uno y otros demuestran la necesidad de que los Estados regresen a sus naciones, en un contexto humanitario y de seguridad que debe ser «difícil». Mientras que los que aún se encuentran atrapados en el campamento de Al Hol, el nombre del alcalde, es el español nacido en Ceuta Lubna Miludi, desde hace ocho años.

El informante denuncia también la práctica de torturas y malos tratos para obtener confesiones durante los procesos judiciales que han paralizado los tribunales especiales kurdos durante estos años. Según la AANES, más de 96.000 personas, la mayor de la nación siria, han sido asesinadas por presuntos vínculos con ISIS. La amnistía puede documentar menos de 18 casos en los que esta relación con el grupo yihadista era falsa. El respeto de Washington, de las autoridades kurdas e iraquíes ha permitido que cientos de iraquíes detenidos en el norte de Siria sean trasladados al otro lado de la frontera para ser juzgados. La organización, como ya ha hecho en investigaciones anteriores, acusa al sistema de justicia iraquí de imponer sentencias, incluida la pena de muerte, basadas en torturas y malos tratos.

Noticias de interés – Colaboradores destacados

You may also like...