El Oporto frena el paso con el Arsenal | Fútbol | Deportado

El Porto Escollo, construido sobre el cual el casco cobijaba a muchos barcos ilustres en el camino hacia la Copa de Europa, era un barco del Arsenal cuando navegaba a todas las velocidades. El conjunto inglés viene de metros 0-6 y 0-5 además de visitas a West Ham y Burnley. Aparece en la página de referencia del Premier. Espero una sorpresa. El Oporto estuvo ahí de principio a fin. Arriba y ladra. Cuando el árbitro mira el reloj, en el último minuto del descenso, Galeno pone el 1-0 con un disparo desde la primera área.

1

Diogo Costa, Otávio, Joao Mario, Wendell (Stephen Eustáquio, min. 89), Pepe, Wanderson Galeno, Pepê, Alan Varela, Nico González (Iván Jaime, min. 80), Francisco Conceição (Gonçalo Borges, min. 85) y Evanilson (Toni Martínez, min. 85)

0

Arsenal

David Raya, Gabriel, Jakub Kiwior, William Saliba, Ben White, Declan Rice, Kai Havertz, Odegaard, Bukayo Saka, Martinelli y Trossard (Jorginho, min. 73)

goles 1-0 minutos. 93: Wanderson Galeno.

Árbitro Serdar Gözübüyük

tartas amarillas Declan Rice (min. 1), Francisco Conceição (min. 51), Jakub Kiwior (min. 56), Kai Havertz (min. 60) y Nico González (min. 62)

El mejor jugador del Arsenal es, día tras día y día, cuando los hombres participan en el juego. La situación de Kai Havertz en el equipo londinense ha revelado un enigma. Aunque Mikel Arteta, el único valiente de su expediente, que ya ha recaudado 70 millones de euros en el pasado, siguió sus instrucciones como quien tiene un discípulo en los problemas, el alemán sigue sin definir su papel. Se muestra nominalmente como el interior, desde detrás del nuevo falso. El caso es que siempre será posible detener el juego. Si un aviador debe ser un hombre particularmente capaz de imaginar y descubrir trayectorias junto con sus compañeros, Havertz parece dispuesto a hacer exactamente lo contrario. En cierto punto las líneas se detienen. Havertz sólo apareció lúcido una vez que pisa el área, y donde aprovecha jugadas trenzadas por otros. Incluido por Trossard, lateral que juega como delantero en el Oporto y que más incidencias en el juego tiene dentro de su equipo.

La sospecha de Havertz sobre la custodia de los hijos fue un problema grave para Oporto. Ante un rival competente en la presión, aunque arropado por el viejo Pepe (40 años) y mejor dirigido por interiores muy cargados como Varela, Nico González y Gabriel Aquino, el camino que llevó al gol fue infinito para el Arsenal. Mientras Odegaard y Rice trabajan en el destino para hacer avanzar el metro, la resistencia que encuentra, debido al peso de los brazos internos del metro, excede su capacidad de circulación. Inicialmente perdiendo el control del balón, el equipo inglés perdió el control del terreno y perdió el control de las dudas. Cuando los futbolistas tienden a dominar, sentirse dominados les lleva al desconcierto.

Humilde desde la plantación, el Puerto hizo virtud de la sencillez. Aquí es donde el Arsenal pretendía impresionar hombre a hombre con su famosa presión delantera, Pepe y sus compañeros navegaban líneas en busca de los veloces Evanilson y Galeno. Divide el balón, júntalo todo para jugar en el centro, rebasándolo numéricamente a tus oponentes. Chicos con una vocación sorprendente como Francisco Conceiçao —hijo del entrenador— o Gabriel Aquino, desprendido de su disposición incantable a moverse para salir o caminar. El entusiasmo fue suficiente para evitar que el Arsenal se viera obligado a encajar un gol. Caso fue propuesto por Galeno, quien mandó el tiro al poste luego de que Varela y Gabriel Aquino se escaparan de la presidencia con una sucesión de valerosas y contradejadas ya.

Arteta, reacción pecaminosa

La segunda parte se repite con los mismos esfuerzos para el Arsenal. El prometedor equipo que aspiraba a ganar la Premier League se encontró impotente en un campo en el que nunca había prevalecido su historia. Populares entre los futbolistas emigrados de Brasil despreciados por la opulenta Liga inglesa, compitieron en un torneo europeo como si no valieran lo que valen Martinelli o Magalhaes, sus paisanos. artilleros, Los jugadores del equipo olímpico compiten por cada balón y en cada partido esto estará determinado por sus actuaciones profesionales. El destino de sus carreras está en juego.

Al borde del tropo estaba Pepe. El central, que es el jugador más veterano de la Champions, se movió como si llevara años sin ser jugador en acciones directas ante Trossard, Martinelli y Havertz. Intuitivo y elástico, se puede manejar en espacios abiertos como el salón de casa. El Arsenal no hizo ni un disparo a puerta. Tras una intervención urgente de Rice, el Porto sumó un jugador de Gabriel Aquino y Evanilson, superando el tiempo del partido.

Ninguna reacción del Arsenal. Tampoco reaccionó a Arteta. Donde Sergio Conceiçao, su par, hizo cinco cambios, y le dio solo uno: Trossard por Jorginho. El doble pivote no señala la salvación en el 0-0. Havertz tomó la decisión en el último momento.

Puedes acudir a EL PAÍS Deportes en FacebookXdonde necesitas recibirlo nuestro boletín semanal.

You may also like...